El desván, antiguo sitio destinado a secar y almacenar los productos del campo, son ahora un espacio ideal para el descanso de los huéspedes.