La primera planta era donde vivían los señores (de aquí el nombre de noble), propietarios de la casa y de los sembrados de alrededor.

Se trata de un espacio más lujoso con grandes salas y estancias, todas decoradas con su propio estilo.

También encontramos en ella la biblioteca, con libros antiguos y nuevos y una gran terraza para tomar el fresco y gozar del paisaje del Baix Penedès.